Una nota personal sobre la felicidad

Déjame un comentario
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

En el momento que escribo este post, Emily tiene 11 meses y Oliver 3 años (en marzo)


La felicidad ha sido un tema recurrente en mi mente en los últimos meses de privación del sueño, es muy fácil perder el enfoque de lo que realmente importa cuando no duermes. Y eso está a un paso de no sentirse feliz en absoluto, de cuestionarlo todo, tu vida, tu trabajo, tus relaciones, tu matrimonio, tu significado.

Hace un tiempo escribí sobre enseñar la felicidad a los niños, y eso comenzó una telaraña de pensamientos en mi cabeza.

A menudo, cuando Alex me pregunta cómo estoy, me quejo. Es mi tendencia natural: soy una persona negativa y pesimista por defecto. Si me conoces, quizás nunca lo haya notado, porque a lo largo de los años he estado haciendo un GRAN esfuerzo para cambiar ese rasgo de mi personalidad (pero pregúntale a mi marido y él te lo confirmará!).

Últimamente, me quejo MUCHO. En mi experiencia, quejarse de las cosas en voz alta no solo te ayuda a liberar la negatividad y a ver las cosas de manera más racional, sino que también hace que las personas sean más empáticas y propensas a ayudarte (excepto mi marido, odia que me queje ;-). Y seamos honestos, la empatía (y unos días de sueño INinterrumpido) es lo único que una madre con falta de sueño necesita desesperadamente en todo momento.

Los últimos meses de privación del sueño han sido los más difíciles de mi vida hasta ahora y me han hecho reevaluar la felicidad. Estaba tan agotada que a menudo me sentía infeliz, como si mi vida perfecta, con un marido atento y cariñoso, dos hijos sanos y adorables, un trabajo que simplemente adoro, una familia respetuosa y amigos maravillosamente presentes… como si todo eso no fuera suficiente.

Entonces, cuando se hizo evidente que nuestra situación nocturna no iba a cambiar a corto plazo, sabía que tenía que hacer un esfuerzo consciente para recuperar el control sobre mis emociones y forzarme a sentirme feliz. Así que estoy intentando algo nuevo (todavía no me sale muy bien, pero la perfección lleva tiempo).

La felicidad son finos trozos de alegría

Todo comenzó cuando leí un artículo sobre Chade-Meng Tan, el antiguo gurú de la felicidad de Google (¡así es!), donde dice que la felicidad no tiene que ser un sentimiento constante y general. Puede venir como dulces, breves momentos durante todo el día.

Los llama “finos trozos de alegría”, que es un concepto con el que realmente me puedo identificar últimamente. En sus propias palabras:

“En este momento, tengo un poco de sed, así que voy a beber un vaso de agua. Y cuando lo hago, siento un fino trozo de alegría tanto en el espacio como en el tiempo. No es como ‘¡WOW!’, es más como, ‘Oh, esto es algo agradable’. Por lo general, estos eventos no son notables: un bocado de comida, la sensación de pasar de una habitación caliente a una habitación con aire acondicionado, el momento de conexión al recibir un mensaje de un viejo amigo. Aunque duran dos o tres segundos, los momentos se suman, y cuanto más notes alegría, más sientes alegría. Finos trozos de alegría ocurren en la vida en todas partes… y una vez que empiezas a notarlas, algo pasa: te da cuentas de que siempre están ahí. La alegría se convierte en algo con lo que puedes contar, y eso es porque estás familiarizando la mente con la alegría”.

Leer esto fue para mí uno de esos momentos bombilla.

Aunque mi esposo probablemente esperaba una estrategia “no más quejas”, yo decidí hacer un cambio mucho más pequeño y menos apreciable: cuando algo me siente bien, digo “¡Oh, esta es un pequeño trozo de alegría!”, que me hace sonreír. Además, algunas veces al día, me detengo a pensar conscientemente en lo bueno de mis días, reconociéndolo y recordándolo. A veces es más fácil y los buenos recuerdos fluyen frente a mis ojos, pero a menudo tengo que cavar en mi profundo para encontrar lo bueno en un mal día.

Es un hábito, y como todo hábito debe desarrollarse, lleva tiempo, pero me gusta, porque es algo en lo que puedo trabajar en privado, al igual que la meditación o el mindfulness.

Hace un tiempo tuve una muy mala mañana. Ibamos tarde parael colegio; los niños lloraron para prepararse, para desayunar, para lavarse los dientes (odio cuando lloran); en el camino a la escuela, podía ver el tráfico para regresar a casa, una fila interminable de coches, así que tuve que cambiar todos mis planes y quedarme afuera toda la mañana mientras esperaba que Oliver saliera de la escuela (odio cambiar de plan); estaba vestida demasiado e incómodamente caliente; Oliver había llorado en el auto por algunas trivialidades sin sentido (sin sentido en mi mente, claramente, no en la suya) y Emily estuvo despierta toda la mañana, así que yo no pude hacer nada de trabajo.

PERO.

Esa misma mañana, Emily no gritó desesperadamente en el auto por primera vez en mucho tiempo; a pesar de mi agotamiento, pude ser paciente y comprensiva con Oliver durante su crisis y pude cambiar su estado de ánimo; tuve un baño cerca cuando necesité hacer pis; mi café estaba muy bueno; y cuando recogí a Oliver, el tráfico había desaparecido y llegamos a casa rápidamente. FINOS TROZOS DE ALEGRÍA.

Probablemente este sea solo otro ejercicio de mindfulness: notar esos finos trozos de alegría y pensar activamente en la felicidad que me trajeron fue suficiente para hacerme sentir mejor por una mañana de otra manera mala e improductiva.

Después de todo, creo que la felicidad es como un músculo. Y todos podemos (y debemos) entrenarlo.


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. No seas timido. Me encanta leer lo que piensas.

Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy